Abimael Guzman, un lider fundamentalista que se consideraba la cuarta espada del marxismo

Abimael Guzman, el lider de la guerrilla maoista Sendero Luminoso, que se consideraba a si mismo la "Cuarta espada del marxismo", condujo una de las organizaciones mas violentas de America Latina, responsable junto al Estado peruano del asesinato de

Mundo 11 de septiembre de 2021 Agencia Télam
Abimael Guzmán, el líder de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, que se consideraba a sí mismo la "Cuarta espada del marxismo", condujo una de las organizaciones más violentas de América Latina, responsable junto al Estado peruano del asesinato de unas 70.000 personas, entre 1980 y 2000.
Guzmán, un exprofesor universitario de filosofía, que usó pelucas, anteojos, pipas y otros disfraces para vivir en la clandestinidad durante muchos años, pertenecía a una familia burguesa peruana.
Su proyecto político, al igual que el del emblemático líder chino Mao Tse Tung, estaba centrado en el culto a la personalidad con el objetivo de destruir el "viejo Estado" peruano.
Antes de ser un líder senderista, formó el grupo "Bandera Roja" y realizó una serie de viajes por China, la ex Unión Soviética y Albania para buscar apoyos y financiación, así como para recibir entrenamiento militar.
Nacido el 3 de diciembre de 1934 en el departamento de Arequipa, en el sur peruano, Guzmán, quien se consideraba "la Cuarta espada del marxismo" internacional, junto al alemán Karl Marx, el ruso Vladimir Iich Ulianov Lenin y el chino Mao, fue capturado el 12 de septiembre de 1992 durante el gobierno del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).
A comienzos de la década del '80 del siglo pasado fundó el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCC-SL), con el que pretendía tomar el poder del país por medio de las armas.
Tras su detención, fue recluido en la cárcel de la base naval del Callao y condenado a cadena perpetua en 2006.
Pero hace exactamente tres años recibió una segunda cadena perpetua por la muerte de 25 personas en un atentado del 16 de julio de 1992 en Miraflores, una zona acomodada de Lima.
Antes del arresto y las condenas, Guzmán estuvo escondido en al casa de la bailarina Maritza Garrido Lecca ya que en su vivienda funcionaba una academia de ballet que era ideal para no llamar la atención de las autoridades.
En aquellos años había muchas especulaciones sobre el paradero del líder senderista, llamado también el "camarada o presidente Gonzalo". En realidad, no se sabía si estaba muerto o vivo; o si había huido al extranjero.
Cuando la Policía descubrió que se escondía en esa casa/academia de baile, los agentes hicieron una redada y lo encontraron en el segundo piso junto a su esposa y número dos de la organización, Elena Yparraguirre, y otras dos dirigentes del grupo fundamentalista.
Según las autoridades, empezaba el comienzo del fin de una de las organizaciones más sangrientas de la historia latinoamericana.
De acuerdo al Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), presentado a fines de agosto de 2003, se estima que entre 1980 y 2000, debido a la lucha entre esa guerrilla y el Estado peruano fueron asesinadas casi 70.000 personas.
El informe de la CVR señaló que Sendero Luminoso fue responsable de más de 31.331 muertes, el 54% del total de víctimas documentadas.
Además, en esas dos décadas de violencia política, desaparecieron unas 21.793 personas, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de Entierro de Perú, informó la BBC. Los daños económicos, en tanto, ascendieron a unos 28.000 millones de dólares, concluyó la CVR.
Una de las causas del surgimiento de Sendero Luminoso fue la crisis económica que golpeaba a Perú en aquellos años, cuyas consecuencias más visibles se concentraban en las zonas rurales, dominadas por una enorme desigualdad social.
Si bien los líderes de Sendero Luminoso han admitido públicamente su derrota en la "lucha armada", nunca se han arrepentido públicamente de sus crímenes.
Para crear terror en las zonas andinas de Junín, Ayacucho, Huancavelica y Puno, las fuerzas senderistas mataban vacas, ovejas, carneros, alpacas, cabras y hasta perros y peces, según informes de la prensa peruana.
En marzo de 2014, el sociólogo y exmiembro de la CVR Carlos Tapia explicó que los senderistas asesinaban a los animales "porque decían que formaban parte del sistema imperialista."
Según un informe periodístico, Tapia describió parte de la lógica de la guerrilla: "Mataban al ganado de linaje, al de sangre. Aunque suene a chiste no lo es. Si el ganado venía de Nueva Zelanda, por ejemplo, decían que formaba parte del capitalismo burocrático, un término maoísta".
En medio de las confrontaciones más fuertes de los años '80, el ahora fallecido expresidente peruano Alan García calificó a "Sendero Luminoso como un caso típico de fundamentalismo mesiánico": "Es una violencia sanguinaria que ejecuta a gente pobre. No es la guerrilla de Fidel Castro en Sierra Maestra que se enfrenta al ejército corrompido de (del expresidente cubano, Fulgencio) Batista." (Télam)
Te puede interesar
El Papa Francisco ya está de vuelta en el Vaticano

El papa Francisco ya regresó al Vaticano

Con información de Agencia de Noticias
Mundo Ayer

Había sido atendido en un hospital de Roma. Padecía un estado gripal, de acuerdo con las primeras informaciones. Llegó a su audiencia en silla de ruedas.

Populares

Suscríbete al Resumen de Noticias para recibir periódicamente las novedades en tu email