Entrevista GLP. Ricardo Curutchet: “A nadie le gusta que lo lleven a firmar un acuerdo a patadas”

El intendente de Marcos Paz dijo que la convocatoria al Pacto de Mayo debe ser “con el consenso de todos” y que Milei debería “saber escuchar”.

Videos - Entrevistas 11 de abril de 2024 Mario Yemes Mario Yemes

Horacio RosattiRosatti advirtió que la Justicia podría resolver temas pendientes de la política

–Intendente, un nuevo momento en la Argentina, con un gobierno nacional liderado por una nueva fuerza política, como son los libertarios. ¿Qué experiencia le está trayendo a lo largo de estos primeros meses del año?

Es, como decías vos, una nueva experiencia. En estos años nos ha tocado transitar distintas. En esta oportunidad, con un gobierno nacional al cual nosotros en la campaña nos acompañamos; en la provincia, con Axel (Kicillof), sí, y a nivel local, reafirmando nuestra gestión. Pero, como todo país, teniendo un diálogo respetuoso en función de esa relación Nación-Provincia-municipio. Por ejemplo, en un tema sensible como la seguridad, estamos manteniendo reuniones y acciones en conjunto.

–¿Qué resultados le dio en ese sentido, en el ámbito de la seguridad, teniendo en cuenta que el gobierno nacional está delegando muchísimo en la Provincia?

La semana pasada tuvimos la visita del ministro de Seguridad de la provincia, Javier Alonso, y él se comunicó con la Ministra Patricia Bullrich. El viernes pasado pude tener una reunión. Y acá tiene presencia el Servicio Penitenciario Federal. Ya veníamos haciendo operativos temporádicos de Gendarmería, sumados a lo que hace la Policía de la Provincia, y nosotros, en el caso local, tenemos una Policía contravencional, que es la sumatoria de tránsito más una policía de cercanía, que ya está rondando las 280 personas y son casi 14 móviles. Entonces hace una red de cercanía, la tarea de los delitos, de investigación, y aquellos delitos que son federales con la Policía Federal y Gendarmería.

Esa articulación, más las nuevas tecnologías, como son los drones en el caso de la Provincia, cámaras en el caso de la Nación, ayuda a tratar de amortiguar una situación que está a lo largo y ancho del país. Nosotros habíamos tenido unas semanas complicadas para el perfil de esta ciudad, con armas de fuego, lo cual ameritó reforzar un poco más el accionar.

–¿Se siente conforme con cómo está la coordinación del trabajo entre Nación, Provincia y municipio?

En el caso de la seguridad, por lo menos, hay diálogo, y se están llevando acciones que, obviamente, uno aspira a que sea mayor cantidad. En el caso de la obra pública, bueno, lo ha dicho el Presidente: él no cree en la obra pública. Para un pueblo, una ciudad como Marcos Paz, la obra pública es fundamental. Nosotros tenemos más de cien obras en ejecución. Las que son municipales las seguimos ejecutando; de las que son provinciales hay algunas que ya tienen la fuente de financiación. Hay otras, como en el caso de la Ruta 40, que están en un proceso de redeterminación de precios, y la decisión del ministro (Gabriel) Katopodis, que nos visitó durante el mes de enero, es poder reactivarla.

Y en el caso de la Nación, bueno, como dije, hay una decisión del gobierno que entiende que la obra pública no es necesaria. Estamos, sí, en la discusión, en la conversación de aquellas que tienen un nivel de ejecución alto y, obviamente, están todas certificadas, para que se puedan concluir, en función de honrar el contrato firmado. Si así no fuera, veremos la manera de, con el municipio y la ayuda de la Provincia, poderlas terminar.

Entrevista realizada por Grupo La Provincia (grupolaprovincia.com)

Pero, en este sentido, hoy tenemos de un 30-35% de obras que continúan realizándose. Hay otras que están en ese proceso intermedio y tendremos que después definir. Esperemos que la Nación entienda la situación y la importancia de la obra pública, más allá de lo que se declame en un programa o en las redes.

–Ricardo, se está hablando de la privatización de las cárceles, y aquí está la cárcel de Marcos Paz. ¿Qué piensa al respecto?

Yo no lo veo, por una cuestión de sentido común y matemático. Agarres el libro que agarres o el pensador que agarres, hay distintos bloques en el mundo: comunistas, occidentales, capitalistas, Europa, Estados Unidos, Rusia, pero siempre van a estar Japón y Argentina. Japón y Argentina, Argentina y Japón, son idiosincrasias totalmente distintas. Entonces, cualquier libro que queramos traer de Estados Unidos, de Europa, de Alemania, liberal, estatista, comunista, en la Argentina tenemos un ADN muy particular.

–Hay que aggionarlo.

Es la Biblia y el calefón. Como también le pasa a Japón. Cualquier pensador de la economía, de la política, te va a decir que hay distintos bloques. Algunos te dicen 3, 2, 8. Pero siempre te van a mencionar a Japón y Argentina. Japón es un país que tiene inflación negativa y tasa de interés negativa. Somos países raros en nuestra idiosincrasia.

Entonces, aquel que quiera tratar de extrapolar de algún otro lado algún otro modelo (que en ese lugar puede llegar a funcionar, no digo que no), acá es casi fracaso asegurado. ¿Podemos hacerlo distinto, mejorarlo, controlar, auditar? Sí. Ahora, creo que en el caso de unidades federales, donde tenés poblaciones de 2000 personas, privatizarlas... No sé cuál es el costo-beneficio. Porque sí, podés privatizar, pero si te sale tres veces más, yo no lo veo viable. No digo que no se pueda: no lo vería viable, por lo menos en este momento.

–Se habló de atropello al Congreso, se armó una gran discusión con gobernadores, se invitó a un Pacto de Mayo que parece desinflarse. Qué situación extraña desde lo político, ¿no?

Yo lo he dicho ya durante el 2023, más allá del resultado de la elección: hay un cambio de época. Los cambios de época se producen cada 200 años. A nosotros nos toca ese cambio de época que inicia con la post-pandemia a nivel mundial, con una situación electoral. Dentro de esa situación electoral, hay un gobierno que a lo mejor no pudo estar a la altura de las expectativas de la sociedad, que necesita su autocrítica. Hemos podido revalidar gobiernos locales; se han podido revalidar gobiernos provinciales; no se ha podido a nivel nacional, donde hay mérito de uno, que es el que llega, pero también defectos o errores de otro, que es lo que nos permite que la gente vea que lo que está mal no fue intencional, sino por X circunstancias.

_Ricardo Curutchet 6

Lo concreto es que hay alguien que lo interpretó, y en ese caso fue (Javier) Milei. Llamalo una rara avis, porque no es ni de un sector ni derecha ni un progresista tradicional. Es el cambio de época.

Lo que no veo es lo que él después expresa como que es anarco. Entiendo un gobierno que sea capitalista, entiendo que sea un gobierno liberal, pero es una contradicción ser un “gobierno anarquista”. Por ejemplo, cita a las Fuerzas Armadas, pero donde no hay Estado no hay Fuerzas Armadas.

Es raro. O por lo menos, con mis limitaciones, me cuesta entenderlo. Tato de ser un simple intendente de pueblo, y en todos estos años no he perdido ese perfil, lo cual me ha permitido seguir teniendo el acompañamiento de los vecinos y las vecinas. Pero creo que, en ese sentido, se lee ese cambio de época. Es saludable un pacto, pero si es un acuerdo, es con el consenso de todos: saber escuchar, saber respetarse, poder consensuar. Y lo que te digo ahora lo he dicho muchos años atrás: a lo mejor la Argentina necesita, como pasó en Italia, cerrar un ciclo, 1810-2024, y arranquemos algo nuevo, se refuncionalice, se aggiorne a los tiempos la Justicia, la política, la economía, los derechos laborales. Hay nuevos derechos. No todo es absoluto: no es educación pública o educación privada. En el medio hay algo. La educación pública ¿tiene que ser eficiente? Sí. Tenemos tener una educación pública en la que los chicos estén en el aula, en la que el docente esté dando clases, pero también tenemos que hablar de inteligencia artificial, de los riesgos de la inteligencia artificial para la educación.

Tenemos que hablar de la producción, del valor agregado. No todo es cereal y ganado; será litio, será petróleo, pero también es la industria del conocimiento. Nosotros tenemos un cerebro que naturalmente está nuestro ADN, que eso es lo que nos hace distintos.

Entonces, sí creo que hay que hacer un acuerdo, sí creo que tenemos que buscar lo mejor de cada uno, sí creo que tenemos que dejar un poco de lado si sos radical, peronista, conservador, liberal, de una fe o de otra fe, del norte o del sur. Tenemos que buscar lo mejor de cada uno. Ahora, a nadie, sea del sector que sea, del nivel que sea, le gusta que lo lleven a patadas. Entonces tiene que ser escuchándose, tiene que ser consensuando. Y creo que sería interesante, prudente y oportuno. No se hace con un DNU con 600 artículos, con una ley ómnibus de 300, que nadie sabe ni de qué estamos hablando. Pero ¿hay que modificar cosas? Sí.

Te puede interesar
Populares

Suscríbete al Resumen de Noticias para recibir periódicamente las novedades en tu email