Entrevista GLP. Rodrigo Aristimuño: "El equipo de Kicillof está más en el interior que en La Plata"

En esta primera parte de la entrevista con GRUPOLAPROVINCIA.COM, el intendente de Coronel Rosales se refirió a los desafíos de su gestión y al vínculo con los funcionarios bonaerenses.

Videos - Entrevistas 17 de enero de 2024 Mario Yemes Mario Yemes

Rodrigo Aristimuño, intendente de Coronel Rosales.

-GRUPOLAPROVINCIA.COM llegó a Punta Alta, a Coronel Rosales, para hablar con un nuevo intendente peronista. Rodrigo Aristimuño muchas gracias por recibirnos.

No, gracias a ustedes por venir a Coronel Rosales, para nosotros es importante  que conozcan el interior de la provincia.

-Cuando hablamos del interior sabemos que Dios atiende en La Plata.

Si, es verdad, son 700 kilómetros de distancia, pero me parece importante destacar que nuestro gobernador Axel Kicillof vino a Coronel Rosales varias veces y tiene un equipo de gobierno que está más en los distritos que en La Plata. Nos ha permitido cuando no éramos gobierno -y en mi caso presidente del Puerto- tener acceso directo a los ministros y que vinieran a recorrer el territorio.

-Llegó al municipio y con qué se encontró.

Asumimos un miércoles y el sábado tuvimos la prueba de fuego que fue el temporal, hacía más de 50 años que no sucedía una inclemencia climática como esta en el sudeste la provincia de Buenos Aires. El municipio estaba desguazado, sin recursos, los empleados no tenían herramientas. 

La situación se resolvió gracias a la ayuda de los ministerios bonaerenses. Todos estuvieron presentes para atender las condiciones y que en dos días volviéramos a tener energía en la ciudad.

Vuelvo a reiterar que el municipio estaba desguazo. En ocho años la gestión del PRO no resolvió cuestiones estructurales de la recaudación y aumentó proporcionalmente los gastos después de perder las PASO. Tenemos una deuda de casi cuatrocientos millones de pesos. 

Rodrigo Aristimuño

-Cuando se arma la plataforma de gobierno no solo se proponen proyectos sino también sueños y deseos de cambios para su ciudad, después choca con la realidad. Uno de los procesos que en primera instancia va a abordar es el orden económico, pero si se imagina dentro de cuatro años no quisiera dejar el mandato sin cumplir qué deseo. 

Nuestro proyecto tiene que ver con los sueños que queremos para nuestro distrito. Estamos convencidos que si Sergio Massa era presidente íbamos a inaugurar escuelas. Hace ocho años que acá no se hacen escuelas ni jardines. La coyuntura nacional no es la mejor, está claro que todas las medidas que ha tomado el gobierno en estos últimos días le pegan a la clase media trabajadora. El impacto económico en Rosales ha sido terrible.

-Contemos la realidad. ¿Cómo vive Coronel Rosales este golpe?

Rosales es 80 por ciento estado dependiente en su tres niveles, nacional, provincial y municipal. El Estado nacional tiene una incidencia muy fuerte porque tenemos la base naval militar más grande del país, sin paritarias, con la devaluación y con la quita de poder adquisitivo sin dudas se genera una recesión del comercio. Y esto recién arranca, vamos a estar en una situación endeble. 

Dicho esto, el Estado municipal no está robustecido, es decir, está quebrado no solo desde lo financiero sino también desde el equipamiento. Vamos a tardar un año y medio en ordenarlo. Para que te des una idea la gestión anterior decidió aplicar descuentos a las grandes empresas que tenían mercado cautivo y nosotros hemos decidido que el que tiene más tribute más

La posición del ex intendente (Mariano Uset) y de su grupo de trabajo ha sido menospreciar al Estado municipal generando las condiciones para que lo único que haga sea pagar sueldos. Yo creo en un Estado presente que brinde servicios a la gente.

-Lo llevo al ámbito nacional. ¿Qué piensa del DNU y de la Ley Ómnibus de Javier Milei?

Nosotros como gobierno los rechazamos. Se vienen momentos difíciles para toda la Argentina no solamente en lo económico sino también en lo institucional, que me parece lo más grave. Nos costó tanto llegar a los 40 años de democracia, respetando las instituciones y que venga un gobierno que meta un DNU y quiera modificar absolutamente todo el régimen de la Argentina es preocupante. Y es preocupante también que parte de nuestra comunidad normalice esa situación, es decir, me parece que no tiene nada que ver con las cuestiones que venimos defendiendo hace años.

-Muchos argentinos manifiestan que quieren tocar fondo para volver a arrancar. Da la sensación de que nunca tocamos fondo, que podemos estar siempre un poquito peor y no encontramos ese camino que nos una y nos permita vivir en paz. 

Yo creo que sobre todo en las últimas elecciones muchos vecinos y vecinas creyeron que estaban del lado del mango de la motosierra, no asumieron que estaban del lado de la cadena, me parece que ahí está el problema que tiene que ver con una cuestión aspiracional. Se vendió un pesimismo extremo, parecía que estaba todo mal, claro que había cuestiones que mejorar, pero la propuesta no era aniquilar los salarios de los trabajadores. Milei avisó lo que iba a hacer y en Rosales el 72 por ciento lo votó como Presidente.

-¿Cómo es que el 72 por ciento de los vecinos eligió a Milei como Presidente y a usted, referente peronista, como intendente?

Fue raro, hubo un corte de boleta en las elecciones generales de más de 5 mil votos. Hacía 20 años que el peronismo no gobernaba el distrito y hoy se ven los resultados de cómo el Estado municipal está quebrado. Estoy convencido que vamos a dejar un distrito mucho mejor del que recibimos.

-¿Cómo se vive en Rosales en el patio de Bahía Blanca?

Bueno, ahí se dio la situación de que dos presidentes de consorcios de gestión de puertos lleguen a la Intendencia. Con Federico Susbielles trabajamos mancomunadamente, entendiendo la importancia de Bahía Blanca en la sección electoral con su polo petroquímico, su puerto, su parque industrial. No tenemos que competir con Bahía Blanca, tenemos que complementarnos. 

-¿Por dónde pasan esos trabajos conjuntos?  

Por el puerto y la zona franca desde el corredor municipal que queremos poner nuevamente en marcha. Tenemos que trabajar mancomunadamente porque nos dividen 20 kilómetros de camino. Tenemos un potencial enorme.  

-Hablemos de peronismo porque los dos intendentes, precisamente, representan a la misma fuerza. Siente que de alguna forma este pedido de cambio de la gente tiene que ver con que el peronismo no hizo algunas cosas que tenía que hacer. 

Sin duda cuando se pierde una elección tiene que haber una autocrítica. Hace un tiempo dejamos de hablarle a la gente, no le contamos que hicimos cosas bien, no se hizo todo mal, se pasó la pandemia. Teníamos un sistema sanitario endeble y lo robustecimos.

Fueron dos años de gestión en pandemia donde pudimos asistir al vecino, sin elegir a quién le poníamos respirador y a quién no. Le dejamos de hablar a la gente y de cara a lo que viene tenemos que pensar estrategias para volver a enamorar a los trabajadores y trabajadoras.

Te puede interesar
Populares

Suscríbete al Resumen de Noticias para recibir periódicamente las novedades en tu email