Por qué los tenistas gimen durante los partidos

Para quienes ven tenis profesional, los gemidos son difíciles de pasar por alto. Aunque puede molestar al público, en realidad puede mejorar el rendimiento.

Deportes 11 de julio de 2024

Es la semana culminante de Wimbledon, el torneo de tenis más prestigioso del mundo, y las imágenes y sonidos habituales están a la vista: Jugadores compitiendo vestidos de blanco. Famosos bien vestidos en el palco real. Aficionados comiendo tazones de fresas con nata. Y... gemidos. Muchos gemidos.

Carlos Alcaraz de España juega un revés contra Ugo Humbert de Francia durante su partido de cuarta ronda de Wimbledon

Si has visto mucho tenis profesional, los gemidos son difíciles de pasar por alto. Muchos de los mejores jugadores hacen algún tipo de ruido al golpear la pelota, una señal audible de esfuerzo que puede ir desde un gruñido sordo hasta un grito desgarrador.

Esto ha sido durante mucho tiempo objeto de debate en el mundo del tenis, con muchos aficionados y algunos exjugadores quejándose de que es demasiado para este deporte de raqueta.

"No es necesario", dijo una vez la leyenda del tenis Martina Navratilova. "No hay razón para hacer ese ruido cuando golpeas una pelota. No estamos levantando 90 kilos por encima de nuestra cabeza".

En décadas pasadas, la mayor parte del escrutinio sobre los gemidos en la pista se dirigía —quizá injustamente— a las jugadoras.

Guillermo Francos 28-05-2024 16.23Francos, sobre el vínculo con el PRO: "El tiempo dirá si vamos en alianza o separados"

Los gritos de la exjugadora Maria Sharapova se midieron una vez en 101 decibelios, aproximadamente el nivel de un taladro neumático.

Cuando Sharapova se enfrentó a su compatriota Victoria Azarenka en la final del Abierto de Australia de 2012, un titular lo calificó de duelo de "reinas del grito". Serena Williams, una de las mejores jugadoras de todos los tiempos, fue otra prolífica gemidora.

La Asociación de Tenis Femenino, que supervisa el circuito profesional femenino, abordó las quejas sobre los gemidos en la pista en 2012, afirmando que trabajaría con los entrenadores y las academias de tenis para acallar los ruidos que hacen las jugadoras en los partidos.

Pero más recientemente han sido los jugadores masculinos los que han suscitado quejas, y sanciones, por sus gemidos.

Maria Sharapova de Rusia compite en un torneo el 16 de mayo de 2018, en Roma, Italia.

En la semifinal de Wimbledon del año pasado contra Jannik Sinner, Novak Djokovic fue penalizado con un punto por el juez de silla por un largo gruñido que emitió tras un revés en la línea.

Y durante un partido de cuartos de final el mes pasado en el Abierto de Francia, Stefanos Tsitsipas se quejó al árbitro por un "gruñido prolongado" de Carlos Alcaraz durante un decisivo tie-break en el segundo set. A Tsitsipas no le gustó el momento del gruñido, que, según dijo, se produjo "cuando estaba a punto de golpear".

Los gemidos no han sido un gran problema en lo que va de año en Wimbledon. Varias de las más prominentes gruñidoras en el lado femenino, Azarenka y Aryna Sabalenka, se retiraron del torneo con lesiones. También lo hizo Rafael Nadal, cuya intensidad en la pista sólo es comparable a la de sus exhortaciones cada vez que golpea la pelota.

Pero Carlos Alcaraz, el vigente campeón masculino de Wimbledon, ha gruñido para llegar a semifinales. Djokovic, que posee 24 títulos de Grand Slam, se unirá a él.

¿Por qué gimen los tenistas? Los expertos citan varias razones. También dicen que, aunque gruñir en los partidos puede molestar a los espectadores, en realidad puede mejorar el rendimiento.

“¿Como mecánico, qué auto no te comprarías” Una encuesta tan útil como polémica“¿Como mecánico, qué auto no te comprarías?”: Un video tan útil como polémico

Ayuda a los jugadores a respirar mejor

Algunos expertos afirman que los gemidos pueden ayudar a los jugadores a mantener el ritmo y liberar energía al golpear la pelota. Pero sobre todo les ayuda a regular la respiración, dicen los expertos.

Patrick Mouratoglou, que ha entrenado a Serena Williams y a otras jugadoras de élite, dice que a muchas jugadoras se les enseña a gemir porque "es una forma de respirar bien mientras juegas".

Algunas personas tienen tendencia a contener la respiración en los momentos cruciales del esfuerzo, pero esto puede perjudicar a los tenistas, dice el entrenador de tenis Nikola Aracic.

"Te quedarás sin aliento más rápido si no respiras correctamente. Cuando aguantas la respiración en el golpe, el cuerpo se contrae y se pone rígido", explica. "La respiración te permite descargar completamente la brazada de la forma más natural. Si por casualidad emites un sonido al exhalar y gruñes, no hay nada malo en ello.

"Gremir en el tenis es intuitivo", continúa Aracic. "Yo gruño cuando juego al tenis, y no tengo absolutamente ningún control sobre ello. Y lo interesante es que a medida que aumenta mi intensidad, también lo hacen mis gemidos. Puedo decirte personalmente que si no gruño, pierdo mucha intensidad".

El suizo Federer planea regresar al tenis en el abierto de Australia

Puede despistar a los rivales

Gruñir al golpear una pelota de tenis puede enmascarar el sonido de la pelota al salir de la raqueta, lo que puede dificultar que los jugadores rivales lean el golpe y reaccionen con rapidez, dicen los expertos.

"No es trampa directa, pero en cierto modo sí lo es, porque dificultas que el rival oiga el golpe de la pelota contra la raqueta, y eso no debería ser así", afirma Navratilova.

Mouratoglou cree que gruñir también envía una señal a tu oponente de que vas a golpear la pelota con fuerza, lo que le presiona. Pero se convierte en injusto cuando un jugador alarga tanto un gruñido que distrae a su oponente durante su golpe, dice.

Algunos críticos atribuyen el auge del gruñido a Nick Bollettieri, el difunto profesor de tenis que entrenó a jugadores tan conocidos como Monica Seles, Andre Agassi y Serena Williams. Le acusaron de enseñar a gruñir como táctica, pero Bollettieri replicó.

"Prefiero utilizar la palabra 'exhalación'", declaró en una ocasión a la BBC. "Creo que si nos fijamos en otros deportes -levantar pesas o hacer sentadillas, o un golfista cuando ejecuta el tiro, o un jugador de hockey- la exhalación es una liberación de energía de forma constructiva".

Hospital Zonal Frías, Santiago del EsteroUn nene usó un líquido inflamable para encender un brasero, explotó y murió

Aumenta la velocidad

Gruñir al golpear una pelota de tenis también parece tener un beneficio más tangible: puede ayudar a los jugadores a golpear la pelota con más fuerza.

Investigadores de varias universidades de Estados Unidos estudiaron en 2014 a tenistas universitarios y descubrieron que las velocidades aumentaban tanto en los saques como en los golpes de derecha en casi un 5% entre los jugadores que gruñían.

"Aunque el sonido 'gruñido' es desagradable para los oponentes, los aficionados y los oficiales, parece ofrecer una clara ventaja competitiva", dijeron los investigadores.

Tres años después, otro estudio descubrió que cuando se trata de gruñir, un registro más bajo es mejor. Investigadores de la Universidad de Sussex, en el Reino Unido, analizaron las imágenes de televisión de 50 partidos en los que participaban tenistas de ambos sexos y descubrieron que los jugadores que gruñían en un tono más bajo tendían a ganar a los rivales que gruñían en un tono más alto.

Polémica mundial: Australia permite a Djokovic jugar el Abierto de tenis sin estar vacunado

Los investigadores de Sussex descubrieron que el tono de los gemidos de los jugadores podía incluso predecir el ganador de un partido mucho antes de que el marcador reflejara el resultado final, lo que sugiere que el tenor de los gemidos puede ofrecer una ventana al estado mental de los jugadores durante el partido.

Así que quizá los atletas de otros deportes empiecen a gruñir más, y más profundamente. Aficionados, tápense los oídos.

Aunque está retirada, Serena Williams no para. En una entrevista reciente, Williams afirma que su gruñido se inspira en el de Seles, una de sus jugadoras favoritas de la infancia.

"Y así, literalmente, gruñía por ella, y luego se convirtió en algo natural... Era muy fuerte", dice Williams. "Ahora gruño (mientras) juego al golf... Es como una parte de mi vida". (CNÑ)

Te puede interesar
Populares

Suscríbete al Resumen de Noticias para recibir periódicamente las novedades en tu email